Inicio > 1 > Borrachera y resaca (v.0.0)

Borrachera y resaca (v.0.0)

Llegó tambaleándose, golpeando la misma pregunta contra la puerta,  la pared y los cuadros familiares. Alcanzó la luz del baño, entró con el ceño fruncido  y buscó a tientas un pintalabios.  Lo abrió, y cuando vio salir la lengua roja y carnosa del cilindro, sintió la primera arcada. Pero aguantó. Comprobó que aquello funcionaba bien y  pegó la cabeza contra el espejo. Reculó, enfocó la visión y escribió aquella pregunta que le zarandeaba la cabeza. Y arribó la segunda arcada. Pero supo contenerla. “¿Por qué?”, leyó en voz baja. “¿Por qué¿ ¿Por qué?, ¿Por qué? ¿Por qué?… ¿Por qué?”. El último interrogante extrajo las alas de la tercera arcada, y con esa fuerza que dan las ganas de librarse de lo inútil, de morder unas cadenas que más que pesar, ahogan, golpeó brutalmente el espejo del baño y vomitó.

Cuando abrió los ojos eran las seis y media de la mañana. Quizás lo despertaron las insistentes llamadas a la puerta. Quizás el cuerpo ya se sentía aliviado y liberado, aunque fuera mínimamente, de aquella carga que alargaba el vientre de sus ojos y oprimía con dureza su desgastado músculo cardíaco.Algo aturdido, puedo levantarse con cierta facilidad. “Resaca”, pensó. Y con una sonrisa en la boca se miró al espejo, y vio aquella pregunta destrozada en el cristal. Mecánicamente se tocó la frente en busca de sangre…”Ni una sola herida…Buena cabeza, sí señor”, murmuró. Afuera, su padre finiquitaba el desayuno, resolvía los contratos con la comida del día y la loza y le preguntó através de la puerta por lo sucedido:

– Cabronazo, ¿qué pasó anoche?

La puerta se abrió como el telón de un teatro durante un obra nueva, en su estreno.

– Un fallo de cálculo, un trabe de última hora… y un orujo mal mezclado. El resto…imaginé

que venía  saludarme

que mi cuerpo reaccionaba sin mí

que mi brazo se enroscaba en su muslo

y que mis labios tomaban su abdomen

Era invierno y estaba vestida

– Perturbador, sin duda…Dicen que los cuerpos siempre recuerdan el lenguaje que aprenden con otros.

– Perturbador…y absurdo, pero

Por un instante, saltaron chispas.

¿O eran los cortes del cristal?

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: