Inicio > Fotografía, Inspiración, Instantes, Música, Urbano > Cuentos por inventar

Cuentos por inventar

mayo 7, 2009

ryuk

“Mirando al Mar las tormentas salpican despejando la estupidez”

Anuncios
  1. mayo 7, 2009 en 2:17 pm

    No encuentro la gravedad
    para el agujero negro de tus ojos,
    por eso me mantengo alejado de ti:
    las leyes de la física son inmisericordes al respecto.
    No puedo dejar de mirarte
    aunque me ciegue el luto viejo de las flores
    y cuanto más te miro más se derraman
    sobre ti las estrellas.
    ¿Quién eres? ¿Qué haces ahí sentado
    sobre el lomo de Dios?
    ¿Acaso pasó a tu lado y no te echó unas monedas?

  2. R. Alzala
    mayo 7, 2009 en 3:53 pm

    Guaa bro, listón, sí señor.
    Hay premio a la “mejor” improvisación sobre la foto 😉
    Un abrazo y ánimo, la participación es libre, anímate 🙂

  3. Tristán
    mayo 7, 2009 en 5:37 pm

    Salpicado por este blanco pensante,
    cabeza blanco cegadora soy…
    Te tiento a que me observes,
    caminas.
    Me sigues con la mirada,
    te pierdes…
    Comienza la tempestad y,
    olas y olas acompañan tu andar.
    Este mar creado,
    despeja enteramente mi estupidez
    salpicándome en la necesidad de creer:
    ¡Sí!, sé que me echarás una moneda…
    y agradecido, en blanco,
    te sonreiré.

  4. JAVIERHF
    mayo 7, 2009 en 11:57 pm

    Las margaritas que ofrecí con ilusión…
    se cansaron.
    Las sonrisas y la paciencia
    mudaron de mis labios hacia otras tierras,
    tránsfugas del deseo, prisioneras huidas
    del amor, de mis labios y los suyos.
    Cuando encontré una nebulosa vestida de payaso,
    me quedé en ella, a medio camino
    entre el recuerdo húmedo de su cuerpo y sus manos,
    y el nombre asfixiante
    que comprimía mi corazón.
    Y ahí me quedé,
    confiando en el tiempo,
    en mis sueños y mi ilusión,
    con la muda certeza de retomar
    la vida (el ideal) que siempre ansié.

  5. R. Alzala
    mayo 15, 2009 en 12:12 am

    Bien, bien.
    ¿Nadie más se anima?
    Advierto que el premio es suculento, si pudiese participaría yo mismo 😉
    El plazo es hasta el Domingo 17 de mayo.

  6. JAVIERHF
    mayo 15, 2009 en 3:02 pm

    La palomas se alongan en las pasarelas
    de los hospitales para suicidarse, pero siempre en orden.
    Caminan con la mirada perdida, llegan, se sientan,
    esperan su turno rato, y saltan.
    El mecanismo, siempre el mismo:
    dejarse pellizcar por la caída libre
    y atravesarse en las delgadas
    y frescas hojas de una pequeña palmera.
    Cuando mueren, ocupan sus ojos dos líneas negras
    y las plumas palidecen repentinamente,
    como pintadas con la lengua de la luna.
    La muerte llega puntual, al momento,
    pues observaba el ritual bien acomodada
    en una silla también blanca.
    Sus ojos, dos líneas negras pintadas sobre blanco.
    Su sonrisa, de extrema seriedad
    bajo una nariz de payaso.

  7. mayo 15, 2009 en 5:01 pm

    Pasa la vida y, esperas.
    Esperas que pase y, duermes.
    Duermes meditando y, mueres.
    Mueres con alegría y, sonríes.
    Sonríes desde dentro y, duele.
    Duele, pero abres el corazón y, ocultas.
    Ocultas tus sombras y, mientes.
    Mientes para reconstruirte y, lloras.
    Lloras por el precio definido
    el de tus sueños muertos y, gritas.
    Gritas angustiado sediento de ti mismo.

  8. JAVIERHF
    mayo 16, 2009 en 1:41 am

    ¿A qué esperas ahí sentado?
    Bien sabes que nadie vendrá,
    nadie echará las monedas
    que necesitas en tu mano,
    nadie alabará tu pintura y tu disfraz
    porque no eres tan imporante.
    Ya lo sabes: no eres tan distinto ni especial.
    ¡Vamos payaso! ¡Levántate!
    ¡Haz del mundo otro lugar feliz
    dodne hacer reír en los semáforos!

  9. Tristán
    mayo 16, 2009 en 7:02 pm

    Me presento: soy payaso por naturaleza y alcohólico por debilidad. Mi pasión soy yo mismo y las alucinaciones que percibo bajo mi ebriedad. Ando noche tras noche, a duras penas, dando tumbos de garito en garito y te aseguro, que es el mejor momento de mi maltrecha vida. Deambulo por las calles y me disfrazo de lo que soy (o quizás de lo que fuí) y si te veo, sonreiré, entonces pararás y mirarás mi atuendo blanco, mi sonrisa roja y mis ojos borrachos. Pararás unos instantes y te haré feliz, con un poco de suerte, echarás varias monedas y también reiré… Gracias a ti, continuaré el pregrinaje por la soledad de mis noches de alcohol. A sus pies, amigos transeúntes. No paren de reír.

  10. Benita
    mayo 16, 2009 en 11:35 pm

    Dudo de que sea alcohólico,
    te temblaría mucho el pulso
    y ya no serías un mimo.
    Te moverías ante la mirada
    de los transeúntes,
    moverías tus ojos, tus labios,
    tus manos, y ya no podrías ser
    una escultura blanca de verdad.
    Serías un móvil,sólo eso, un payaso,
    pero tú no sabes ser un payaso,
    haces de mimo, y en esta ocasión
    tu disfraz es de payaso,
    y serías muy triste.
    Pero yo te veo feliz,
    tus ojos tienen brillo
    y tu cuerpo tiene firmeza.
    Seguramente te gustará
    andar borracho algunas noches,
    a mí también me gusta emborracharme,
    prenderme de alcohol por dentro,
    se anda distinto, pero si fuera alcohólica
    ya no tendría la luz de las llamas
    y no podría hacer muchas cosas,
    como tú tampoco podrías detener
    el pulso de la calle,
    como me has detenido a mí,
    y eso que venía pensando en muchas cosas,
    y, sin embargo, mírame aquí.
    Y ahora ya me voy, te dejaré unas monedas,
    no pienses que lo hago por limosna
    lo hago en gratitud.

  11. Román
    mayo 17, 2009 en 11:29 pm

    Tic-tac…tic-tac…

    (SILENCIO AL CERRAR LOS OJOS.
    ME CONCENTRO, EL MUNDO SE PARA)

    Abro los ojos.
    Ruidos circundándome, mirada ardiente.

    El aceite de los motores de la guagua,
    cae en el asfalto,
    lentamente.
    Un reguero de alquitrán muerto perpetúa este sendero.
    (UN ZUMBIDO DE ABEJA ESPESO, LEVE, CONSTANTE)

    Los relojes en las pulseras de los transeúntes,
    marcan la pauta;
    su tintineo imperceptible baña todas las ventanas y los escaparates.
    (UNA ESPIRAL QUE ENGARZA LA VIDA)

    Un hombre cruza con bolsas (EL ANSIA LATIENDO EN SU BOCA)
    un hombre busca en la basura, (Y UN SUEÑO, EN QUIEBRA)
    un niño. Un niño juega con un perro…

    Su ojos se detienen en mitd de la danza animal,
    y se detiene.

    El niño, pausado,
    mirando al hombre blanco y de ojos oscuros
    sonríe.

    Soy feliz.
    Mi trabajo es un imperio constante para la retina.

  12. R. Alzala
    mayo 18, 2009 en 12:03 am

    Se cierra el plazo.
    Gracias por la participación.
    En próximos días se dará el nombre del ganador y el premio.
    Un saludo y gracias.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: