La búsqueda

Siempre llevo conmigo dos juegos de llaves.

De día, cuando ando al borde de la locura,

por los jardines flotantes de la convención.

De noche, cuando sigo el rastro del silencio

y agudizo todas mis neuronas y terminaciones nerviosas.

En cualquier momento puede mostrarse una nueva puerta,

pues la revelación acontece en todas partes.

A veces tengo miedo. A veces soy impaciente

y me esfuerzo en caer dormido.

Pero incluso cuando duermo,

recuerdo llevar una copia de las llaves

para continuar la búsqueda en mis sueños.

Anuncios
  1. Benita
    junio 4, 2009 en 6:11 pm

    Bien. Me gusta.Me gusta esos juegos de llaves.Uno para el día,otro para la noche y otro para los sueños cuando se duerme. Muy bonito el poema.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: