Para saber si

parasaber

“Para saber si un texto es poesía, hay que levantarle la pata a la criatura” -Javier HF-


Para saber si un texto es poesía diríjase a la persona amada o en visos de convertirse en tal. Tómela de la mano y mire con fijeza sus ojos. En caso de tener ojos claros pregúntele por su color y suelte con lentitud su mano. Si sus ojos son marrones o pardos se aconseja acariciar su mano para posteriormente sujetarla. Si los ojos son negros se recomienda continuar la lectura en el anexo 1 de este manual.
Ahora contemple, mírela como si las horas no existiesen, al fin y al cabo puede ser la mujer con la que pase el resto de su vida. Si no apartase la mirada puede probar con un leve beso cercando la comisura de sus labios. El acercamiento debe de producirse con lentitud, buscando consenso con la susodicha.
Si evita el acercamiento opte por una lectura directa, le aconsejamos algún poema de corte urbano, del tipo Roger Wolfe, Karmelo Iribarren, o Bukowski. También puede probar con algo del estilo Girondo.
Si por el contrario se muestra receptiva, opte por algo del tipo: Benedetti, Neruda o Borges; Gimferrer y Antonio Colinas pueden ser, también, buenos ejemplos.


Tome el escrito escogido con la mano que le queda libre, recuerde que en este punto tanto su mano como la de la elegida deben sujetarse la una en la otra (en caso de que sus ojos sean marrones o pardos). Si ha memorizado el escrito, mejor. Si por el contrario decide proceder con una lectura, asegúrese de que ha escogido el poema correcto.
Recite o lea con voz clara, con calma y pausa. En caso de nervios una buena ayuda puede ser la compañía de cerveza o vino, evite el agua. Deje, de momento, el escrito, en caso de optar por la lectura, y tome el líquido. Una vez la voz sea lo suficientemente clara, vuelva a tomar la hoja. Sonría, mírela y comience el recital o lectura. Una vez pronuncie el título no hay marcha atrás, alea jacta est.
Mientras lee puede mirarla, si los nervios se lo permiten. En caso de mantener la mirada en el papel y tras el punto final, levante levemente la mirada. Si recita de memoria no aparte la mirada.
Si ella sonríe y se acerca para besarle, lo que ha leído es poesía. Si ella le suelta un bofetón, también es poesía. En caso de quedarse indiferente posiblemente necesite pulir su texto o, también, cabe la posibilidad de que su querida amada no tenga idea de poesía o, y esperamos que no sea su caso, la susodicha no tenga interés en usted.
Le deseamos suerte y le animamos a difundir la poesía.

Imagen: Luminiscencias (gracias, ya te dije que tomaría alguna de tus fotos ;))

Anuncios
  1. JAVIERHF
    junio 9, 2009 en 3:51 am

    El texto con elegancia de los grandes, sí señor.

    La foto, preciosa.

    ¡Grande Maese, Grande!

  2. junio 9, 2009 en 9:33 pm

    Precioso texto. Nada que añadir, ¿habrás escrito poesía?

  3. Luminiscencias
    junio 9, 2009 en 10:37 pm

    Gracias. Aunque no soy la autora material de la instantánea, hay que agradecerle su aportación a mi otro yo, en maculino 🙂
    Yo nunca he distinguido entre poesía, fotografía, literatura o pintura. Para mí cada representación que te haga el regalo de transmitirte algo, por afímero que sea, que dure un segundo y luego desaparezca, es arte. Grandes como Klimt, Herman Hesse, Nietzche, Bob Marley,todo lo que hacían,lo hacían para su propio disfrute y felicidad y si por una remota coincidencia hacían feliz a otros, que más se podía pedir. Solo puedo darte las gracias, me encanta esa manera de escribir tan particular que tienes, como ya te he dicho, ni tan ácida, ni tan dulce, agridulce, como la vida misma.

    Besos!

  4. R. Alzala
    junio 9, 2009 en 11:02 pm

    Javo, gracias a usted por darme el filón.
    Lunática, la habré escrito porque me llevé más de un bofetón (besos no tanto).
    Luminis gracias a ti y a tu tú masculino, gracias por el paso y el aporte 😉 . Seguiré de cerca tus/vuestras creaciones porque me inspiran para acompañar mis textos (aunque ya de por sí tienen sustancia).
    Por cierto a ver si alguien se anima a escribir el anexo 1, lanzo la piedra 😉

  5. Marina
    junio 9, 2009 en 11:56 pm

    Esto es un texto rayquiano de los auténticos. Leerte en prosa ha sido un descubrimiento 🙂
    Buenas recomendaciones poéticas infiltradas. No es dificil imaginarte poniendo en práctica lo que aqui expresas como teoría.

    El fotografo y la modelo son muy grandes!

    un beso

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: