Respirar- Texto íntimo

(Vídeo, algunas fotos y texto de la autora, el resto de las fotos que salen en el vídeo son gratuitas anónimas de la red. Acceder a Fotos de la autora solo, pinchando aquí). Aconsejo dar al boton HD  después de presionar el play (esquina inferior izquierda del vídeo y verla así en buena calidad) y ponerlo a pantalla completa.

Hoy voy a desnudarme un poquito ante vosotros que leéis amablemente estas líneas. Antes de comenzar el texto, de índole muy personal, daré una pequeña explicación tan personal o más que el propio texto que sigue. Esto es un ejercicio de reflexión íntimo en el que intento trabajar, y que me gustaría transmitir y expresar a todos aquellos que piensen que el arte va unido a la persona que lo crea, que las palabras que aquí soltamos son más que versos huidizos salidos de una inspiración; son nosotros, y como nosotros, tienen una historia detrás, por muy trivial o personal que sea.

Hace una semana aproximadamente llamé a un compañero, alguien a quien llamaba quizás desacertadamente amigo, el tiempo dirá. En esta llamada me sentí traicionada, incomprendida,… vacía, como hacía tiempo que me venía sintiendo. Supongo que sabéis de esos momentos de depresión repentina, esas “bajonas” de las que hablamos coloquialmente; tres días más tarde, sin haberme desprendido aún de esa sensación, se mezcló con una ansiedad muy fuerte. Llevaba tres días queriendo llorar, solo que no lo hacía porque nunca me ha gustado hacerlo. Al final de ese tercer día casi rompo mi cabeza contra el suelo, literalmente, ya que me desmayé de madrugada después de incesantes vómitos. Respirar… aún noto el dolor al palparme, y trato de pensar en una única cosa, quizás la única que a veces siento que puedo controlar…



Respirar

Respirar, inhalar, inspirar, aspirar, tomar, absorber, robar esos sorbos de aire mientras la cabeza gira y gira junto a sus átomos inquietos. “¡Socorro!” –  susurran las bocanadas a veces en braile, queriendo ser tocadas; a veces en morse, pasando muy desapercibidas; a veces en un onírico idioma cabizbajo queriendo ser lloradas…

Respira… respira… sorbe el manjar salado de tu mirada, hazlo desaparecer, como lo haces tú tras cada exhalación. El aliento falta, pero… ¡Cómo sobra!, paradoja… no contradicción…

Entre sorbo y sorbo de impuro y urbano oxígeno, válgase la redundancia, trata mi pecho de saltar de su coraza, y mi casco bien forjado de derrumbarse en la tierra gris entre peatones que de mí no saben nada. Nada… el concepto que vuelve a formarse familiar. Nada… la transformación final de  una existencia baldía, de una existencia… que solo respira…

Ojalá, incontrolable, impulsiva, rebelde y certera dejara de respirar para abalanzarme sobre el acto que realmente deseo… ojalá pudiera gritar… gritar… cavar un hoyo profundo en una tierra blanda y rojiza, haciendo sangrar a la parte más salvaje y natural de mi propia filosofía. Llegar bien hondo, escarbando a la vez entre mis pensamientos más profundos, llevada por una droga de libertad incontenible. Gritar…

¡Gritar el nosotros, y el mí, y el ti; gritar el cuerpo que me atrapa y no me deja salir; gritar el momento en que comencé a existir; gritar hasta desvanecerme con el viento que grito, como estatua de arena disolviéndose en el alarido; gritar tan alto, tan fuerte, tan violentamente que el trueno se sienta aludido y batalle conmigo…; gritarte y gritarme, y gritar al unísono…!; hasta que no pueda más, hasta verme disuelta en la duna que expira, hasta gritar las bofetadas al otro lado de la cara, hasta gritar la lluvia que no dejé salir de mi mirada, hasta gritar el ser, el padecer y el estar…

Hasta gritar mi respirar…

Por: Corina Morera Villar

Anuncios
  1. junio 16, 2009 en 6:05 pm

    Querida Corina, no te conozco, pero a través de estas palabras salidas de ti, me ha encantado conocerte. Tienes una voz apta para escuchar a la que sabes acompañar de palabras dignas de ser oídas.
    Respira, respira, grita, susurra, baila al unísono de lo que marque tu sentir íntimo.
    Gracias, de corazón.

  2. nuevepuertas
    junio 26, 2009 en 8:34 pm

    GRacias a ti… es dulce escuchar algo lindo de uno de vez en cuando. Un enorme beso!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: