Babel se mueve

Este texto es solo un pequeño instante de tren en mi viaje por Barcelona en Julio. No pretende ser nada más, ni nada menos. Un bonito instante…

Yo en el tren ;)

Yo en el tren 😉

 

El azar desprotegido al sentarme en su asiento, en medio del vagón que todo lo dice. Una torre de Babel informe, moviéndose al paso de un tren de mediodía…

La luz es amarillenta entre las ventanas gastadas… la playa de Vilassar, la arena amplia de Ocata, desfilando por el Maresme una viajera que toma notas de cuanto escucha. Y los sonidos se vuelven toscos e incomprensibles, porque el idioma es extranjero.

Una jauría de jóvenes ingleses ladrando imperativos entre risas; una mujer mayor, rubia, elegante, con un parsimonioso francés hablando a su marido, quien hace que escucha mientras observa a las inglesas; un alemán atractivo, de aspecto desaliñado me guiña un ojo mientras habla por teléfono… quizás con su novia; español y catalán entremezclados en las vías.

Todos rumbo a Barcelona, algunos a Sants, otros a la Plaza y a su rambla… un vagón de unas 50 personas… y unos cinco idiomas salteados extasiados en sus vacaciones de verano. Oigo a mi pareja, que ha ignorado sutilmente al alemán que me ha mirado, hablándome en algo que concibo como mi lengua. Por un momento me ha costado entenderle, me ha costado reconocerme en su gramática gaditana imperfecta, he sonreído y como tantas veces he preguntado lo mismo: “¿qué, mi vida?”, “que esto me recuerda a la Torre de Babel”, me dice despreocupado “todo el mundo, todas las lenguas reunidas en el tren”.

Me río a carcajadas, porque hemos pensado algo parecido, y la idea me resulta hermosa saliendo de su prosaica cabecita. Quizás el alemán lo maginó en su idioma abrupto, guerrero; o la francesa se lo comentaba a su marido…

“¿Qué escribes, cielo?”

“Robo tus pensamientos, cariño. Es una idea maravillosa… Babel en movimiento…”.

 

BY: CORINA MORERA VILLAR.

Anuncios
  1. R. Alzala
    agosto 27, 2009 en 11:44 am

    Disfruté del viaje, no más 😉

    Por un momento me ha costado entenderle, me ha costado reconocerme en su gramática gaditana imperfecta, he sonreído y como tantas veces he preguntado lo mismo: “¿qué, mi vida?”

    Me encantó esta parte.

  2. agosto 27, 2009 en 6:34 pm

    Entonces… la Torre de Babel fue destruida…¡y en ves de desmoronarse le salieron patas o ruedas con raíles!

    Tren = torre de babel; me gusta el símil.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: