Inicio > Bestiario, Criaturas, Girondo, loco, luna > Consejo de amigo

Consejo de amigo

Cuando la muerte cercana sientas

-y habrás de hacerlo, créeme-

cómprale a la primera entre todas las damas

un delicado anillo rojo y palpitante,

hazle el regalo de una blanca corona de muerto

y, con tu mejor criterio,

elige para ella el más elegante y escotado traje de noche.

Que lleve el viento el mensaje:

“Te invito a cenar, a la hora que tu quieras”,

y contrata los servicios musicales de la Luna vagabunda

para una dulce serenata nocturna.

Para ti, chaqueta y corbata

-la etiqueta manda-

pero el sombrero déjalo a tu gusto.

El reloj, por supuesto, en casa.

*

¡Ay, amigo! Ahora que sabes cuándo la verás,

sigue mi consejo.

Nada más verla, apróximate

y besa su mano, y besa sus dedos

uno por uno y adelántate hasta su antebrazo.

Deja la lengua en tu boca,

guárdala para otros menesteres.

Si la Dama se ruboriza,

es tu día de suerte.

Has de saber

que acabarás entre sus brazos, desnudos los dos,

disfrutando de su blanca y deliciosa piel

todas las horas del día, hasta que llegue tu hora.

o ella así lo decida.

Si, al contrario,  sonríe, nada más,

no dudes en invitarla a algo más que una cena.

Personalmente, te recomiendo

bebas con ella hasta morir,

o matar.

Anuncios
Etiquetas:
  1. Marina
    noviembre 18, 2009 en 10:27 pm

    • Marina
      noviembre 18, 2009 en 10:29 pm

      p.d: este poema podria ser el segundo tomo de “para saber si es poesía”, tendran que sacar un manual caballeros… un besote

  2. JAVIERHF
    noviembre 19, 2009 en 11:09 am

    jeje, ¡libertad interpretativa! Pero sí, algo tiene que me recuerda a ese texto… cuán delicadamente interpretó Maese Alzala cogido de mi mano XD

    No obstante, la idea inicial de este poema es, en resumen, y desde el respeto: qué hacer cuando la muerte venga a buscarte…o cómo tirate a la Bella Dama mortuoria antes de que te lleve XD

    p.d: ¡ya que viene que conceda un último deseo!

  3. Benita
    noviembre 20, 2009 en 10:34 pm

    Es de agradecer esta actitud alegre, que no deja de ser una reflexión filosófica, a la muerte.

    Me imagino que si la naturaleza permite el juego de seducción con la muerte, y el poeta se dirige a ella en esos términos, pues a mí entonces también me permitirá dirigirme a ella como si fuera el hombre primero, o sea, que la naturaleza habrá sido lo verdaderamente seria como para haber previsto que el verbo de la muerte se reencarne tanto en carne de sexo femenino como en carne de sexo masculino. De todas formas, mi juego con la muerte dependerá del estado en que me haya postrado la vida en ese momento ante la muerte, de si querré jugar o no, ojalá que esté lo suficientemente embriagada para poder ver esa luz desde el principio del pasillo, esa luz que dicen que se ve, que no sé si será cierto o no, quizás sea el delirio el que la hace perceptible, el Don de la inspiración en ese momento.

    Me gusta el poema, nada de pesimismo. Me imagino que los versos lo que intentan es convencer a la muerte para que nos deje con vida más tiempo, unas veces se conseguirá, si se ruboriza, y otras veces no, cuando se sonríe, según se recoge en los versos. Es como una lucha por la vida, si a la vida se la deduce, permanece y la muerte se va; y si no pues librar esa batalla de la forma menos dolorosa, incluso intentar que sea también una etapa gozosa, con la ayuda de las distintas terapias contra el dolor.

  4. Yanira Martel
    noviembre 22, 2009 en 11:22 pm

    Mmm, una actitud un tanto sumisa pero vaya, todo sea por unos minutos más de placer, quien sabe! quizá te perdone la vida y te conviertas en amante de la Dama muerte!
    Fuerte abrazo amigo!!

    • JAVIERHF
      noviembre 23, 2009 en 11:52 am

      Mmmmmm, actitud pasiva…. mmmmmmm, ¡enfermera, electroshock! ¡Vive, maldito, vive! (que no has quitado aún tu coche del aparcamiento! jeje

      No planteo la actitud o, mejor dicho, un caso o situación donde desde fuera se desea que el enfermo o moribundo luche por su vida. Es, más bien, ese momento en el que la muerte llega, y las vez, y estás tranquilo; sabes que has vivido y “sientes” y aceptas que tu partida terminó, y que ante el mensaje de “insert coin” (inserte monedas) no sientes la “necesidad” de poner más, ni de cambiar un billete en monedas (o de ir al bolsillo de papá y cogerlas 😉 ).

      Muerte y lucha, sí; pero también muerte tranquila, que se acepta porque se sabe.

      Ahí, claro está, ¡qué mejor que tirarle los tejos y morir con estilo! 😉

      Un abrazo Yanira!

  5. Yanira Martel
    noviembre 23, 2009 en 1:27 pm

    Jejejeje, anda que…!!
    Buena e importante aclaración!
    Abrazos!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: