Inicio > Poema corto, Poesía, Proyectos, Reflexión, Urbano > Sobre haikus, y los poemas cortos de Occidente

Sobre haikus, y los poemas cortos de Occidente

Me gusta leer haikus, aunque no siempre llegue al “instante” que capturaron, aunque no sea raro que me quede “a medias”, entre mis ganas de bucear en las profundidades del tiempo y el espacio, y quedarme ahí, flotando, como en el interior de la placenta que me diera nueva vida.

Y, sin embargo, me gustan los haikus.

Por eso, y a raíz de una propuesta sobre futuras y próximas actividades que tendrán lugar en Nueve Puertas, he decidido recopilar información acerca de lo es y no es un haiku ya que, desde mi punto de vista, y tal y como reza una canción de Violadores del verso: “llama a las cosas por su nombre”.

HAIKUS

[…] “El haiku se compone de tres versos: de 5, 7,5 sílabas.  En japonés, suele contener el “kigo” que indica la estación del año a la que se refiere, o bien palabras que denoten o se entiendan en que estación está sucediendo el suceso.

Ejemplo:

el campesino siega el campo de trigo: verano;

la niña corta una rosa para su madre: primavera;

poda la viña el agricultor con aire fresco: invierno.

*

El haiku se diferencia de los poemas cortos: tercetillas, epigramas, tankas y poetrix. Así, el haiku de 5, 7,5, sílabas no tiene rima. Erradica la metáfora, el subjetivismo, el ego (yo) aunque pueda estar inmerso en el verso o haiku) y todo aquello que no es real. El haiku se “ve”; después se siente; y finalmente se escribe; surge por sí mismo ante una acción real, del mismo instante que nos impacta.

El haijin (el poeta del haiku) debe ser “notario del momento”, transcribiendo aquello que pasa en aquel instante (instantánea) a través de los versos de métrica de haiku 5, 7,5 según métrica japonesa. La métrica española, catalana, italiana se debe adaptar al haiku, y entonces veremos cómo las sílabas 5, 7,5 no son exactas.

El haiku no es todo aquello que se pueda escribir en tres versos. El haiku, tiene sus reglas y entre ellas son de especial mención:

la estética y la belleza.

Cualquier vulgaridad si se expresa con belleza puede ser un haiku. Por ello, se debe prescindir del mal gusto para impresionar al lector, se debe preservar para el futuro la elegancia, la belleza, la estética como arte poético, del haiku. Especialmente con la sensibilidad, la humildad y la sinceridad del hombre bondadoso, el artista y la del niño.

El haiku no es una crítica social, ni política, ni religiosa, estos tipos de versos serian otra cosa pero no son haiku. Un haiku debe tener silencios, aquello que no se escribe y que debe llenar el lector, poner su parte sensible, la percepción, el sentimiento para terminarlo.

Otros conceptos aportan al lector solamente información sin que él, aporte nada, o bien que susciten intranquilidad, desasosiego o pueden mostrar crueldad, pornografía, falta de estética y belleza. Entonces ya deja de ser haiku, será otra cosa, aunque tenga la misma estructura del haiku y los versos correctos).

*

Resumen:

Poema de 17 sílabas de, 5, 7,5; ausencia de rima; evitar o erradicar la metáfora; descripción lo más simple posible de formas verbales, los haiku japoneses casi todos son substantivos y carecen de artículos. La interpretación adquiere un valor general, no individual, evitan el ego (yo) equilibrio entra la escena real y el efecto que su contemplación produce en nosotros.

Extracto del texto original que aparece aquí, del autor Salvatore Vinyatti

Web sobre haikus: el rincón del haiku

—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*—*

Si bien es una explicación breve del haiku estoy de acuerdo con ella y es la que he leído en otros libros monográficos que explican qué es un haiku, hacen un recorrido sobre las temáticas más frecuentes, y aquellas que no lo son tanto. Es cierto que en occidente hay varios autores que dicen o han presentado poemas o colecciones de estos como haikus,  pero que, desde la descripción de lo que es un haiku, de lo que motivó o pretendió su creación en Japón, no son haikus en absoluto.

[…]

Podrá llamárseme purista pero son precisamente estas características genéticas del haiku lo que me llama muchísimo la atención, tanto en lo estético literario (contenido-refelxión-contemplación), como en lo referente al trabajo del género literario haiku.

Además, en occidente tenemos varias estructuras poéticas que nos permiten expresar tanto lo que ya expresa un haiku, como otras emociones percepciones situacionales.

[…]

De hecho, la estructura occidental más parecida al haiku, por lo menos al número de versos utilizados, es el poetrix, de “poe” (poesía) y “trix” (tres). Esta estructura nace en el idioma portugués con el “Manifiesto Poetrix” publicado en el libro TRIX-Poemetos Tropi-Kais, de Goulart Gomes. Poetrix fue propuesto como evidente alternativa al “hai-kai” (alias haiku) manteniendo su forma de tres versos, pero subvirtiendo su contenido, al admitir título, rimas, figuras  del lenguaje y un mayor número de sílabas. (Establecido en un máximo de 30 sílabas) También la composición con un mínimo de silabas.

[…]

El poetrix, en cambio, es un terceto contemporáneo de temática libre, de un máximo de treinta sílabas, con título. Su forma se “toma” del haiku, y la idea de una única estrofa de tres versos fue consecuencia de querer ampliar los horizontes “limitados” por el haiku.

Podemos decir, entonces, que no se crea un género (aunque Goulart Gomes prefiere definir al poetrix como lenguaje poético antes que como género) sino que se da nombre a lo que muchos ya escribían y no sabían cómo llamar; muchas veces lo llamaban haiku por no encontrar otra forma de nombrarlo o simplemente por desconocer ciertas reglas del haiku.

Un poetrix posee una única estrofa de tres versos, con un máximo de treinta sílabas; puede tener cualquier tipo de métrica y puede tener rimas o no; es minimalista en tanto procura transmitir el mensaje más completo en el menor número de palabras; las metáforas y otras figuras del lenguaje (así como los neologismos) son una constante en el poetrix; y, generalmente, se provoca una interacción autor/lector en base a los mensajes subliminares.

Lo que se pretende con el minimalismo del poetrix es densificar ese texto breve. Dice Goulart Gomes: “hacer poetrix no es sólo economizar palabras, es aprovechar la riqueza semántica y metafórica de las palabras […], lo que permite una multiplicidad de lecturas e interpretaciones”. Los elementos han de estar condensados en tres versos y en un título; es por eso que se da mucho el uso de imágenes y de metáforas que crean una totalidad condensada, densa, diferente a la que se genera cuando se utilizan muchas palabras. La propia brevedad del poetrix permite un gran trabajo con las lecturas subliminares, con lo no-dicho, con las relaciones intertextuales. Utilizar esta forma breve debe tener sentido (lo mismo que debe tener sentido utilizar la forma de la novela, del cuento o cualquier otra); hay que aprovechar cada una de las palabras ya que, al tratarse de una forma breve, éstas adquieren un peso muy fuerte.

Y del mismo modo que debe haber una condensación de significados, de elementos e imágenes poéticas, debe haber un ritmo que sustente esa brevedad, que “sostenga” el poetrix.

Goulart dice: “En poesía siempre es deseable que el autor permita al lector transformar el texto en algo suyo, que el lector lo enriquezca y lo transforme con su universo personal”.

Y esto tiene mucho que ver con el uso de imágenes, de mensajes subliminares, con lo no-dicho, ya que estos elementos (tan usados en el poetrix) ayudan a ese diálogo escritor-lector, y permiten también que el lector se apodere del texto y lo sienta como propio.

El título es muy fuerte, tiene una gran importancia. Así, por ejemplo, el poetrix Hiroshima, de Enrique Anderson; es muy interesante cómo juega ese título, cómo se corresponde y modifica el resto del poetrix. Hay que aprovechar el título, que complementa al cuerpo del poema, pues es un lugar interesante para ampliar el sentido y no repetir cosas que se dicen en los tres versos.

Internáutico, globalizado, ciberpoético: así es el poetrix. Por ser un texto sumamente corto, por haber “nacido” en 1999, y siendo bastante difícil publicar en papel hoy en día, se difunde mayormente en internet. La propia estructura lo hace dinámico; es urbano, universal… todo esto contribuye a que se maneje más que nada en un medio como es la web.

Como dice Gomes, en las metrópolis se concentra “el conocimiento de la sociedad occidental”. Y el poetrix es urbano no sólo por su estructura, su temática y su época, sino también por la sensación que nos deja. Es como un olor que percibimos durante dos o tres segundos mientras caminamos por la ciudad, y nos queda en la cabeza, nos inunda, mientras continuamos caminando, durante varias cuadras.

[…]

Extracto del texto aparecido aquí

||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||—–||

Por último existen, también en Occidente, las tercetillas.

[…]

Definición del terceto y la tercetilla.

Terceto es la combinación de tres versos endecasílabos que riman el primero con el tercero del terceto siguiente, y así sucesivamente añadiéndose un verso final para cerrar este tipo de encadenamiento.

Su procedencia es de Italia, y apareció en la poesía española en el Renacimiento.

TERCETILLA

La tercetilla, es un terceto que con versos de arte menor, con rima si esta es asonante se llama Soleá.

Ejemplo:

” Muerto se quedó en la calle

Con un puñal en el pecho.

No lo conocía nadie.” (Federico García Lorca)

[…]

Extracto del texto original aparecido aquí


Anuncios
Etiquetas: , ,
  1. R. Alzala
    noviembre 29, 2009 en 3:05 am

    Pues que se queden los japos y lindas japas con sus jaikus y jaikas.

    Quédome con la poesía azteca y las lupitas y que corra el aguardiente y dilesquenomematen:

    Llovieron esmeraldas;
    ya nacieron las flores:
    Es tu canto.
    Cuando tú lo elevas en México,
    el sol está alumbrando.

  2. Salvatore V
    noviembre 29, 2009 en 5:18 pm

    R.Alzala,gracias por leer nustros articulos de divulgación del haiku. Su poema es poètico y lo más parecido a un ” tanka” o a un “Poetrix”. México, fué uno de los pioneros en leer y escribir haiku.Su sensibilidad por la poesia y la pràctica de los haiku le harian un bien haijin. Los niños de seis año y siete, en Japón ya empiezan a escribir.Aunque el temperamento de un mejicano y un japonés sea diferente, se puede llegar a los mismos y buenos rsultados.Cuando se descubre el haiku , no se escribe otro género literario… Un saludo cordial.

  3. noviembre 29, 2009 en 9:59 pm

    y “toda esta poesía que nunca cabe en un poema”, Roger Wolfe.

    😉

  4. Marina
    noviembre 30, 2009 en 6:51 pm

    No hay diluvio
    que apague las hogueras
    del fuego eterno

    Nuevo rincón de haikus-Mario Benedetti

  5. JAVIERHF
    noviembre 30, 2009 en 11:51 pm

    Aaay, Benedetti, Benedetti! Viejo, vos no sabías que eso es poetrix? Anda, que el Brasil te quedá cerca. Un abrazo Viejo! 😉

    p.d: Marina, vos tenés ese libro de rincón de haikus Benedetti? 😉

  6. diciembre 2, 2009 en 6:18 pm

    Todo esto me hace pensar que incluso los grandes que dicen escribir haikus, que incluso han publicado haikus o libros con tal denominación… no han escrito haikus, sino otra cosa, ay sean tercetos, tercetillas, poetrix o poemas cortos.

    ¿Cómo es que nadie les dijo nunca nada? XD

  7. KARELY
    febrero 23, 2012 en 4:36 pm

    no hay nada k buscas yo te comprendoooooooooooooooooooo

  1. mayo 22, 2012 en 1:22 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: