Inicio > 1 > Sobre los Premios a la creatividad de la ULPGC, 1º parte

Sobre los Premios a la creatividad de la ULPGC, 1º parte

Una vez leído el anterior post o entrada, es decir, justo aquel que está debajito de éste, doy paso a comentar mi asistencia a la entrega de Premios a la Creatividad de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Mientras escuchaba a los premiados (los que decidieron dedicar unas palabras al público y al jurado), así como la declamación de Maximiano Trapero (que no tuvo desperdicio), me planteé lo siguiente:

Cuando se organizan unos premios “a la creatividad”, ¿qué se valora?

¿Se valora la creatividad como mera producción

con poco de innovador u original, poco de novedoso?

¿O se valora la creatividad como acto innovador,

cómo celebración de la búsqueda y el encuentro con nuevos mundos por descubrir,

o viejos mundos alumbrados con una nueva y fresca mirada?

¿El jurado busca dejarse sorprender o busca su gusto en los candidatos?

En otras palabras, ¿les dan los organizadores del premio alguna directriz o guía

a los miembros del jurado para la selección de ganadores?

¿Queda todo en manos del jurado?

¿Quiénes son los miembros del jurado y con qué criterio se otorga tal tarea?


+

Claro está, y como nota de humor, se podría añadir que, dado que el concurso está destinado a los alumnos universitarios de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, todos los planteamientos sobre la creatividad, sobre el acto creativo, sobre qué criterios se seguirán o qué se espera, tiene muy en cuenta que los alumnos universitarios no suelen crear nada; que simplemente reproducen lo que les enseñan magistralmente; se podría, incluso, aseverar que estos concurso se convocan, por penita, por solidaridad, para ver y leer qué hacen nuestro alumnos, cual si fueran monos de feria o freaks, para darle vidilla o autenticidad a la vida universitaria cuando (y es por todos conocido) la universidad no fomenta, ni facilita, la puesta en funcionamiento de inciativas creativas por parte de los alumnos…

Asimismo, siempre se puede replicar que son los alumnos los que, como lo tiene todo, no están acostumbrados a ser tenaces, a tener constancia ni fuerza de voluntad… o que la burocracia de la Universidad es una enferma obesa, un caníbal insaciable, o un habitante de zombieland, la tierra de los zombies, por aquello de que devoran los cerebros.

+

Sea como fuere y, en mi opinión, si desde la Universidad, se plantean y convocan unos premios “a la creatividad” de los estudiantes, y con el objetivo de evitar fiascos y chascos o decepciones, se debería dejar claro qué significado de creatividad maneja, tanto el ente convocante como (y quizás sobre todo) el jurado… o manifestarlo, de alguna forma, con la composición del miembro del jurado, por ejemplo, o incorporar al jurado algún poeta en activo, algún poeta de oficio maldito, a directores editoriales, invitar a literatos extranjeros o a alguna asociación literaria incipiente ¡por ejemplo!

*

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. diciembre 31, 2009 en 2:28 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: