Inicio > Canarias, Corina Morera Villar, Inspiración, Relatos > Crónicas: Los Vampiros del Atlántico. (I)

Crónicas: Los Vampiros del Atlántico. (I)

Comencemos: Felices fiestas a todos, rábanos y lectores. Parece que después de largo tiempo en la parada del escritor, ayer por fin pude escribir algo… y con emoción (imaginar carita emocionada) os dedico una de vampiros…

Vampiros 1 (Imagen de la autora).

<<El cielo bostezó con la luz del sol. El intenso amarillo calentaba mis retinas hasta casi fundirlas con el paisaje tostado. La época parecía difusa, aplanada porun tiempo indeciso, impenetrable, lejano…

El calor de la casa, el hogar en llamas, arropándome mientras tomaba otro sorbo de té.

Las historias de vampiros nunca empiezan bien.

La verdad, difusa sobre la arena, golpeaba mi mente a cada sorbo de espeso tiempo.

Recuerdo ver los cimientos arder, danzando las ondas de fuego al son de la desgracia, como tribu, alrededor de la hoguera, ante un espeluznante rito de paso.

La nieve que cubría la casa no impidió quemar sus entrañas.

Eso es lo que recuerdo perfectamente… el calor.

El calor y el dolor… por la noche no era más que la sombra del hombre que había sido una vez. Y el dolor de un hombre no se apaga fácilmente.

Tras la taza de té vino la taza de vodka, el “agua rusa” por excelencia. Tras mi decente taza, vino la decadencia del beber “a morro”… y tras aquello, solo recuerdo el acto pasional de unos muslos bien sujetos a mis manos, y unos senos despiertos que bailaban con la música propia del vodka. De la mujer sobre mí, solo recordaba que hacía pocos minutos trataba de consolarme activamente. Era hermosa, exuberante, con un extraño aroma frío que me desconcertaba. Ivana.

Es extraño para mí decir que me hizo el amor, pero fue exactamente eso lo que pasó, tenía la fuerza de una amazona. Ivana…

Y entonces ocurrió. Disparatado, absurdo, dantesco sería la palara correcta. Nacida de un infierno que desconocía, el cual llevaba el nombre de Caín, se alimentó de mí como poseída por un ansia irrefrenable. Recuerdo sentir la sangre fluyendo hacia ella, sentir cómo era vaciado, despojado de mi atadura a la tierra. Pero Ivana me ató de nuevo.

La magia que usamos, aun después de tantos siglos, me resulta incomprensible. Sé que ese día morí, y aquí estoy, abrazando con mi mano una nueva taza de té que no beberé.

El té siempre me ha relajado. Cuando la luz se evaporaba en el recuerdo y sobrevenía con ello la noche… seguí por un tiempo aferrado a la taza… y mi casa ardía ante mí, y con ella mi alma.

Bebí su sangre… que no sabía a lo que llevas en tus venas… era distinto a todo lo que había sentido antes, el mundo se desvaneció por un tiempo que no pude calcular y desperté muerto, “desperté muerto”… aún no comprendo la semántica de esa frase. >>

David balbuceó un poco antes de recuperar la compostura.

-¿Qué… qué te dijo… ya sabes… al convertirte… ¿ “convertirte” está bien?

-Me dijo entusiasmada: “Bienvenido a tu segunda oportunidad. Créeme, esto es un regalo, podrás comenzar de nuevo”.

-Y… ¿la creíste entonces?

-La verdad es que aun hoy sigo sin creerla, David.

-¿Y por qué te has venido a las islas, Alexander? ¿Hay más de vosotros aquí?

-Supongo que quería recorrer mundo antes de hacerme demasiado viejo – y sonrió enigmáticamente mientras pagaba la cuenta y se levantaba.

-Pero… ¿hay más?

Alexander se colocó el abrigo, posó su mano en el hombro de su nuevo amigo, y se encaminó a la puerta.

-Sabes, David – dijo girando su cabeza mientras seguía avanzando – no nos gusta el frío, por eso lo que más recuerdo de aquel día es el calor, el dolor siempre acaba pasando…

29 de enero de 2009; Las Palmas de G.C. – David Galván.

By: Corina Morera Villar.

Anuncios
  1. R. Alzala
    diciembre 30, 2009 en 1:15 pm

    Hola otra vez, hola otra vez.
    Ivana rima con vodka, le faltó un poco de amaretto.
    Me gusta el texto, te recuerdo que hay unos libros en mi biblioteca del saber vampírico esperando que los raptes.
    Si sigues escribiendo sobre vampiras sedientas, a parte de los libros, te llevas mi disco de Ancient: “The Cainian Chronicle” (si lo quieres).
    Dile al vampiro de tu historia que cuidado, a ver si voy a tener que darle caza 😉
    Abrazo y estacas.

  2. enero 1, 2010 en 5:21 pm

    jajaja! reto aceptado… seguiré escribiendo los desvaríos de los vampiros que han venido a parar a nuestras isla Gran Canaria… 😉 la próxima entrega en unos pocos días… FELICES FIESTAS A TODOS DESDE CÁDIZ!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! (POR CIERTO, BUEN CONCURSO ESE DE LOS HAIKUS Y EL VINO ;))

  1. enero 7, 2010 en 5:38 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: