Inicio > Antipoesía, Crónica, Instantes, Poesía, Reflexión > El penúltimo truco del hipopótamo

El penúltimo truco del hipopótamo

Reconócelo. Llegaste

completamente sereno a casa,

cansado y cargado de equipaje,

con algo de hambre y con la

intención comer algo sano,

de no comer más que lo que

de verdad necesitaras…

reconoce que el dinero voló,

que desapareció de tu cartera

y no lo viste si quiera

en tu hígado a buen recaudo…

Reconoce que fue larga

la noche; y agitada e interesante;

que volviste a conocer

de primera mano aquello

de Ecce Homo, humano, demasiado humano.

Reconoce  que lo divino

se descubrió más humano,

y  que no escuchaste

a tu padre decir

que le quedan unos pocos días a tu tía,

que tu seguiste comiendo

sin saber si asentir intuitivamente,

o preocuparte por

los gestos clavados en el rostro de tu padre.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: